La pobreza hace que todavía hoy más de 168 millones de niños se vean obligados a trabajar, la mayoría en el ámbito de la agricultura, aunque también en la industria y en el sector servicios. Las estrategias políticas para eliminar el trabajo infantil en zonas rurales deberían incluir, según la FAO, el acceso a una educación de calidad y dar incentivos para promover la inscripción y la asistencia de los niños a través de programas de alimentación escolar. En Costa de Marfil, gracias a vuestro apoyo, construimos comedores escolares, aulas y ayudamos a los padres a escolarizar a sus hijos y así cambiar trabajo por escuela.

Más de 3 millones de niños trabajan en las plantaciones de cacao y otros cultivos en Costa de Marfil. Hasta allí viajamos acompañados por la cámara de Manu Brabo (Premio Pulitzer 2013), que nos ha dejado impactantes imágenes de niños que trabajan, niños que juegan y niños que van a la escuela. “Es agradable ver que no todo está perdido, que la pluma es más fuerte que la espada en este caso y que hacen falta muchas desgracias para anular las ganas de reír de un niño”, dice Manu.

Más información