Un año después de la aprobación de los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU observamos una mayor conciencia empresarial acerca de su responsabilidad social. Afortunadamente ya no resultan tan lejanos conceptos como sostenibilidad, reciclaje, economía circular o consumo responsable.